No repitas

marzo 6, 2009

“No Repitas” pregonan estos anuncios, y eso es justamente lo que deseamos: que no se repitan desprolijidades como ésta, la fijación de cartelería sin ningún tipo de reparo o criterio, que no hace más que afear el paisaje urbano y hablar (mal) de las paredes de la calle Carlos Calvo.


Crayones en la pared

febrero 3, 2009

Es muy común que a los niños los hechice escribir las paredes de su casa. ¿Quién no cayó en aquella tentación alguna vez? Mas parece que a algunos se les hace difícil abandonar este vicio, pintan los frentes y las medianeras que forman parte del Casco Histórico!


Se despegaron afiches indebidamente colocados

diciembre 18, 2008

El sábado 13 de Diciembre, en el marco de la campaña Jugá Limpio, se despegaron afiches colocados en los postes y paredes de la ciudad, con ayuda de los vecinos que se inscribieron en los CGPCs.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, varios de sus ministros y secretarios, vecinos y operarios de la comuna removieron el sábado 13 de diciembre afiches, calcos, posters, anuncios y otras pegatinas que ocupaban indebidamente el espacio público de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la campaña de higiene urbana “Jugá Limpio”.

Tenemos que empezar por cuidar lo nuestro y respetarnos. El espacio público es el lugar de todos y no podemos ensuciarlo”, dijo Macri antes de iniciar las actividades.


Quienes participaron

Del operativo “Preparate para despegar” participaron, además, el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta; los ministros de Ambiente y Espacio Público, Juan Pablo Piccardo; de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro; de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín y de Educación, Mariano Narodowsky.

También estuvieron el Secretario General de la comuna, Marcos Peña; el Secretario de Comunicación Social, Gregorio Centurión; la Subsecretaria de Atención Ciudadana, Gladis González y la diputada del PRO, Paula Bertol.


El operativo

Macri y el resto de los funcionarios recibieron una remera, un balde con la inscripción “Jugá Limpio”, una espátula y lana de acero, y se volcaron de lleno a la limpieza de las pegatinas de los paredones que bordean la plaza Houssay hacia la calle Paraguay y la Facultad de Medicina.

Unos 200 operarios del Ministerio de Ambiente y Espacio Público estuvieron afectados a los trabajos, que abarcaron unas 500 manzanas e incluyeron las avenidas Brasil, Paseo Colón, Leandro N. Alem, Libertador, Callao, Entre Ríos, Santa Fe, Figueroa Alcorta, Córdoba y Las Heras.

Con ellos colaboraron vecinos que aceptaron gustosamente la invitación cursada por las direcciones de los 15 Centros de Gestión y Participación Comunal (CGPC) que tiene la Ciudad.

Divididos en cuadrillas, vecinos, empleados y funcionarios recorrieron las arterias, donde se registraba la mayor concentración de pegatinas y fueron removiéndolas una a una.


Segunda etapa de la campaña “Jugá Limpio”

Estas acciones se enmarcan en la segunda etapa de la campaña “Jugá Limpio”, que el Gobierno porteño lanzó a principio de noviembre con el objetivo de concientizar a vecinos y transeúntes de la necesidad de cooperar para mantener la higiene de la Ciudad.

A lo largo del programa se realizó una entrega de premios a chicos de escuelas primarias que participaron de un concurso de dibujos y se utilizó la imagen del robot animado de Walt Disney Wall-e.

Hubo también, en ese marco, baldeadas con vecinos, recorridas con periodistas y entrega de bolsitas de residuos a automovilistas.


Actividades prácticas fuera de la escuela

octubre 20, 2008

El efecto graffiti se multiplica, se pueden ver las pintadas por gran parte de las paredes del Casco Histórico. Solo basta recorrer la calle y ver las fachadas. Los frentes de las escuelas no se salvan de las pintadas. La ordenanza 1184/80 del GCBA no lo permite. Un ejemplo es esta escuela ubicada en la calle Defensa.

Estás pintadas se realizan generalmente por la noche. Sería bueno que se realicen campañas de concientización para el cuidado y el respeto de la ciudad, para una mejor convivencia.


Basílica de Nuestra Sra del Rosario y Convento de Santo Domingo

agosto 21, 2008

La Basílica de Nuestra Sra. Del Rosario – Convento de Santo Domingo esta ubicada Defensa y Belgrano. Fue declarada Monumento Histórico Nacional por decreto el 21 de Mayo de 1942.

El templo actual, que reemplaza a las primitivas construcciones, comenzó a levantarse en 1751, según planos del arquitecto Francisco Masella.


En 1762, el alarife Francisco Alvarez se hizo cargo de las obras. A partir de 1774, intervino el Arq. Manuel Alvarez de Rocha. La iglesia fue consagrada en 1783, cuando aún faltaban trabajos de terminación en el techo y la torre izquierda. Secularizada la Orden bajo la Ley de Reforma Eclesiástica que impulsó el gobierno de Bernardino Rivadavia, se instaló en una celda del convento la primera sede del Museo de Historia Natural y, en la torre, un observatorio astronómico.

En el siglo XX la iglesia fue elevada al rango de Basílica, bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario. La puerta de acceso al convento -de la que Mario J. Buschiazzo hizo réplicas para la restauración del Cabildo- se destaca entre los mejores testimonios de la ciudad colonial. La iglesia tiene tres naves, la central con bóveda de cañón corrido y cúpula sobre el crucero. En las capillas laterales se conservan retablos de los siglos XVIII y XIX.

Las fachadas fueron poco modificadas a lo largo de su historia: en 1849 se levantó la torre derecha y, a fines del siglo XIX, el sencillo coronamiento curvo fue reemplazado por un frontón recto y liso. El interior mantiene el carácter simple de las iglesias del período colonial, sólo alterado, en parte, por el agregado de revestimientos de mármol esculpido en la nave principal.

Muchos porteños habrán observado, en su cotidiano andar a las torres de la Iglesia de Santo Domingo y notado las balas de cañón que están incrustadas en el frente. Lo que quizás muchos no sepan es que esos impactos son un símbolo de la defensa de la ciudad de Buenos Aires con motivo de la segunda invasión inglesa del año 1807. Cuando el 2 de julio de 1807 los ingleses intentaron apoderarse de Buenos Aires por segunda vez, el convento fue teatro de un glorioso episodio. Los invasores se habían atrincherado allí, y desde la única torre que tenía en aquel entonces ofrecían resistencia a las fuerzas de Santiago de Liniers. Muchos de los cañonazos disparados hacia el convento dieron en la torre, quedando las balas incrustadas en ella. En la época de Juan Manuel de Rosas, don José María Iturriaga hizo retirar las balas verdaderas y como recuerdo colocó en su lugar tacos de madera que son los que hasta hoy se conservan. Actualmente en los pasillos que circundan el altar mayor se encuentran exhibidas cuatro banderas tomadas por Liniers a los ingleses tras su rendición en Santo Domingo. Otra característica del templo es que en su atrio se encuentra el mausoleo que guarda los restos de Don Manuel Belgrano, quien fue sepultado con el hábito de la orden de los dominicos. Estos estuvieron primeramente sepultados bajo una losa, a la entrada de la iglesia, por voluntad testamentaria del general, que pertenecía a la Orden Tercera de Santo Domingo. También están sepultados en el convento los restos de los padres del general Belgrano, por las generosas contribuciones con las que habían favorecido al templo y los restos del general Antonio González Balcarce, de Hilarión de la Quintana y de Martín de Álzaga.

El cartel que aún esta colocado al frente de la basílica dice que se están realizando trabajos de restauración por la suma de $1.730.000 y que la obra aún no ha concluido.

La pared que se encuentra sobre la calle Defensa se terminó de restaurar hace muy poco tiempo, dejando insertas en ella varias losas con la leyenda “MONUMENTO HISTORICO NACIONAL – SE RUEGA NO PINTAR LEYENDAS NI PEGAR AFICHES”.

También se pueden apreciar rastros del legado del amor entre Coco y Daniela, Pacho y Paola, y leyenda referidas a Pato y Ferny que son materia de estudio para antropólogos que investigan las inscripciones del Casco Histórico de Buenos Aires.

Escuchar Audioguía: Cuenta la historia de la Basílica Nuestra Señora del Rosario Escuchá la Canción a la Bandera y el relato del historiador Felipe Pigna.