Pegatina en puertas

marzo 18, 2009

Otro ejemplo de cartelería imprudente en el Casco Histórico. Aquí vemos lo que en otros tiempos fue el acceso a un inmueble, ahora sometido a la falta de criterio y educación de estos anunciadores.

Anuncios

Se fue el Coco y vinieron los carteles

octubre 17, 2008

Antes de ayer la selección Argentina perdió un partido de fútbol contra el equipo chileno. Anoche renunció Alfio Basile, y ya suenan algunos reemplazantes para el puesto de Director Técnico.

Muchas las farolas del microcentro, limpiadas hace pocos días a fuerza de espátula que arrasa con la pintura dorada están llenas de carteles reclamando por la presencia de Bilardo “VOLVÉ CAMPEÓN”.

La búsqueda de directores técnicos no es el único mensaje que tienen algunos pegadores de afiches para colocar en las paredes y postes de alumbrado. Los contenidos de estos carteles suelen ser reivindicaciones, calumnias, ofertas de préstamos o unión de parejas en pocas horas.

Ojala aparezcan alternativas para expresiones gráficas que contaminan visualmente a la ciudad, y que estas alternativas no dañen la estética urbana y el espacio público.


También se enseña con el ejemplo

septiembre 22, 2008

Se considera que el primer semáforo fue un sistema de luces de tránsito creado por J. P. Knight e instalado en el Parlamento británico de Westminster el 10 de diciembre de 1868. Imitando al ferrocarril, tenía las luces de gas rojas y verdes para señalar de noche si los vehículos podían circular o si debían esperar.

Si bien muchas cosas cambiaron desde entonces, las bases del semáforo son básicamente las mismas y hacen un poco más sencillo el complicado tránsito urbano alrededor del mundo.

O en casi todo el mundo, porque en Buenos Aires la creatividad porteña pudo más y se le agregó una nueva función a estos útiles aparatos.

Así, los semáforos se convirtieron en el casco histórico en carteleras de anuncio para guitarristas, abogados especialistas en accidentes, venta de celulares en condiciones irregulares o incluso clases de apoyo escolar…

¿Qué le está enseñando este profesor a los peatones? ¿Qué le explicará a sus alumnos? ¿Les contará cuáles son los derechos y obligaciones de los ciudadanos o de qué modo se puede afear la ciudad siendo indiferente al patrimonio de todos?


Che, cuidado, te podes cortar

agosto 19, 2008

En esta foto que fue tomada en la esquina de Caseros y Bolívar, se puede ver como un cartonero revisa una bolsa de consorcio que tiene muchos pedazos de vidrio rotos, con los cuales se puede cortar.

Las bolsas de consorcio no permiten ver el contenido que hay en su interior.

Las bolsas de basura que arrojamos son abiertas por recicladores urbanos que buscan residuos secos (papel, cartón y plástico) y húmedos (comida) que pueden servirles.

Podemos ayudar a los cartoneros separando los residuos en nuestros hogares, identificándolos con carteles. También podemos ayudarlos cuando tiramos vidrios envolviéndolos en cartón, y rotulándolos con solo dos palabras: “cuidado vidrio”, de ese modo evitaremos que el cartonero se corte mientras revuelve la basura.