Rally Buenos Aires

febrero 25, 2009

No se trata de uno de los tantos obstáculos que debieron atravesar los participantes del último Rally disputado en nuestro país, pero el estado de esta vereda de la calle Bolívar al 100 amerita que –al menos- la misma sea considerada para un evento futuro de similares características. “Casco Limpio” fue testigo de los innumerables tropezones, torceduras y contratiempos que este deterioro ocasiona en los caminantes de la zona.

Anuncios

Bar cerrado en Bolivar al 600

febrero 11, 2009

Este “bar” –con su correspondiente depósito de basura- funciona en la calle Bolívar al 600, pero rogamos a los vecinos de la zona no concurrir al mismo a los fines de desalentar emprendimientos tan indeseables.


Cambios en el paisaje de Bolivar al 200

septiembre 24, 2008

En marzo Casco Limpio señaló en este post cómo unas toscas vallas afeaban la histórica esquina de la Libreria de Ávila, en Bolivar al 200.

Estas incómodas estructuras estaban puestas para evitar que el tránsito dañe todavía más a la Iglesia de San Ignacio, actualmente en refacción.

La Librería de Ávila, con dos importantes plantas en la esquina de Bolívar y Alsina, ocupa el lugar de la Librería Del Colegio, la primera de la ciudad, y se mantiene como una de las más visitadas por extranjeros y turistas del interior, gracias a un catálogo extenso en todos los temas, con especial acento en libros antiguos y agotados en temas indígenas, historia argentina y americana.

Pero toda la riqueza que alberga la Librería de Ávila por dentro se veía afeada por las incómodas vallas, que hacían a su vez imposible la circulación de ambulancias y patrulleros, convirtiendo en insegura a una de las zonas más bellas de la ciudad.

Así mostraba Casco Limpio este lugar:

Sin embargo seis meses más tarde las vallas fueron reemplazadas por pilotes, que cumplen la misma función de cuidado de la Iglesia pero sin producir inconvenientes para los vecinos e integrándose de modo armónico con una de las esquinas más importantes para la cultura porteña.

De a poco, con pequeños cambios, es posible que todos -porteños, visitantes del interior y turistas extranjeros- disfrutemos de un Casco Histórico en mejores condiciones.