Mejor encontrar un trébol de cuatro hojas…

Es sanitariamente riesgoso, por la transmisión de enfermedades, además de atraer insectos que pueden contagiar otras infecciones; es “moralmente reprochable”, pues denota la absoluta falta de respeto por las más básicas normas de convivencia; está legalmente sancionado por el régimen de faltas, de acuerdo con la Ordenanza Municipal Nº 41831 y el Decreto Nº 1972/01; es una agresión a la estética de la ciudad, además de ser una de las quejas de los vecinos y turistas más escuchadas, y dicen que pisarla trae suerte, pero en verdad a nadie le gusta tener que andar por la vida cargando con ese olor pestilente, ni tener que sacarse los zapatos para subir al auto o antes de entrar al hogar para no ensuciar la alfombra.

Cuesta trabajo, es cierto. Pero eso no es excusa: la próxima vez que saques a pasear tu perro, llevá la palita y la bolsa para recoger sus deposiciones. Muchas plazas de la ciudad cuentan con caniles, usalos. Si sos paseador de perros, estás obligado a recoger las eyecciones de los animales que paseás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: